Guatemala es una sociedad multicultural y plurilingüe, que mantiene las tasas más elevadas de mortalidad materna e infantil, a nivel Latinoamericano. Esas condiciones reflejan la desigualdad e inequidad existente en el país. Partiendo de esa caracterización de país, el área de salud orienta su investigación hacia la incorporación de las representaciones y prácticas que tienen los diversos conjuntos sociales para incidir en las condiciones de vida y salud de los diversos grupos étnicos.

Toma de base las lógicas y racionalidades de la cosmovisión de los grupos étnicos mesoamericanos, para evaluar cómo la pertinencia cultural es el vínculo articulador entre la bio-medicna y los saberes indígenas. A la vez se intenta construir un pluralismo de la salud que oriente las políticas y estrategias del Estado Guatemalteco, en donde el tema de la interculturalidad de la salud se propone como base para el entendimiento del proceso salud/enfermedad/atención.

La orientación teórico-metodológica del área intenta crear una discusión que permita la presencia de profesionales de la salud y de ciencias sociales.